Las cremas y demás cosméticos también caducan e incluso se pueden estropear si no los conservamos de forma adecuada. Las consecuencias de utilizar un cosmético en mal estado pueden ser diversas, según la sensibilidad de la piel: irritaciones, alergias, acné… Además, un cosmético mal conservado o caducado pierde su eficacia. Por eso es importante fijarse en la fecha de caducidad de los cosméticos, y también aprender a conservarlos bien.

Cuándo caducan las cremas


Algunos productos incluyen en el envase el PAO (Period After Opening) que indica su vida útil desde la primera vez que se abre. Se refleja con un número seguido de la letra M dentro de un tarrito abierto. Por eso, es aconsejable apuntarse en el envase, si es posible, o en otro sitio, la fecha en la que abrimos la crema. Es importante respetar este dato para todos los cosméticos, pero especialmente para los que tienen ingredientes más inestables, como la vitamina C. 

Normalmente la caducidad de las cremas o de los sérums suele ser de 6 a 12 meses. Algunos cosméticos como el agua micelar y otros limpiadores duran más, 18 meses o 24 meses. Independientemente de la fecha de caducidad, si observas mal olor o una textura no uniforme, conviene desechar ese producto.

Dónde deberíamos guardas los cosméticos 

Aunque generalmente solemos hacerlo en el baño, porque es el sitio dónde las usamos, las variaciones de temperatura que suele haber y la humedad, propia de este espacio, pueden alterar las formulaciones. Por eso es importante cerrar bien los frascos, guardarlos dentro de las cajas y en el caso de los cosméticos más delicados llevarlos a otro lugar fresco y seco. Por ejemplo, puedes dejarlos en el tocador de tu dormitorio, siempre que no le dé el sol. Los rayos solares estropean las cremas, así que hay que mantenerlas alejadas de ellos. 

Algunos cosméticos se pueden guardar en la nevera, para potenciar su efecto refrescante, sobre todo en verano. En este último caso estarían las lociones corporales, cremas anticelulíticas y aftersun, brumas faciales, y algunos contornos de ojos. Pero, si los guardamos en la nevera, debemos asegurarnos de cerrarlos correctamente y no romper la cadena de frío, es decir, dejarlos allí siempre. 

¿Y los cosméticos naturales?

En general los cosméticos naturales tienen una vida útil más corta que los convencionales, por el tema de los conservantes. Pero algunos productos naturales pueden durar más tiempo o el mismo. Uno de los factores que influye en la duración de una crema es el agua que incluye la fórmula. Al eliminar el agua de su composición, se evita que se estropeen. 

Los envases también influyen en la conservación de los cosméticos 

Otro factor que influye también en la duración de un cosmético es el envase. Si queremos evitar los plásticos, como en Kóoch Green Cosmetics, el cristal es una buena alternativa. Es mejor que sea opaco para que la fórmula esté a salvo de la luz.

Los envases tipo airless son bastante seguros, ya que se reduce el contacto del producto con el oxígeno, evitando así la oxidación. Aunque no son aptos para todo tipo de texturas. Los envases monodosis son también muy recomendables, para conservar las fórmulas. Aunque lógicamente su mayor coste hace que queden reservados para productos más específicos, como las ampollas. Por otra parte, también es importante cuidar la higiene de nuestras manos al manipular cualquier cosmético, sobre todo, cuando se trata de los típicos tarros de cremas en los que tenemos que meter los dedos para extraer el producto.