champú-vegano

 

La exposición al sol, el cloro de las piscinas, el salitre del mar… pueden dañar el cabello. En verano normalmente nos volcamos en el cuidado de la piel, en especial, para protegerla del sol, pero el pelo también sufre y mucho. Si quieres evitar tener que recurrir a las tijeras para recuperar tu melena suave, brillante y perfecta a la vuelta de las vacaciones, toca cuidar el pelo estos meses, con unos sencillos cuidados.

Protector solar

De la misma manera que proteges la piel de los rayos solares, deberías proteger también el cabello. Sí, el sol no es el mejor amigo del cabello porque lo reseca. Para protegerlo puedes recurrir a los pañuelos, las pamelas y sombreros o las gorras. Estos complementos, además, te protegerán de una posible insolación. Además, existen protectores solares específicos para el cabello, que debes aplicar igual que las cremas solares cuando vayas a estar expuesta. Y reaplicar, después de darte un baño. Estos sprays, con filtro solar, protegen el pelo y lo hidratan.

Peinados

El cabello suelto, sobre todo, si lo tienes muy largo, es incómodo en verano, para ir a la playa o a la piscina, porque da calor, así que te hará sudar más. Además, si te gusta nadar puede resultarte poco práctico, sin contar que se enreda muchísimo. Así que lo mejor es que en verano elijas recogerte el pelo. Coletas, trenzas, moños… Hay diversas opciones de peinados que, además, te ayudarán a exponer menos el cabello al sol. A la hora de peinarte, evita dejar el cuero cabelludo al aire (por ejemplo, con una raya muy marcada), porque podrías quemarte si no aplicas protector solar o no cubres tu cabeza con algún complemento.

Lavado diario

Después de un día de playa o piscina tienes que lavar el pelo sí o sí con agua dulce y champú. Pegarte una ducha rápida en la propia piscina o en la playa, puede ser una solución de emergencia si no tienes más tiempo, pero lo ideal es que uses champú para retirar los restos de cloro o de sal. Ambos pueden dañar la fibra capilar, y estropear el color de tu melena si lo llevas teñido o con mechas. Así que no dudes en lavarte el pelo a diario, o por lo menos, siempre que hayas ido a la playa o a la piscina. Para ello elige un champú suave como el Champú natural AMEM de Kóoch Green Cosmetics, con una fórmula a base de tensioactivos de origen vegetal. Este champú vegano nutre y fortalece el cabello gracias a sus ingredientes ecológicos, skin and eye friendly, como el aloe vera ecológico, la proteína de trigo, el aceite de ricino y el extracto de cola de caballo. Libre de siliconas, sulfatos, aceites minerales, parabenos y aceite de palma, el Champú natural AMEM le aporta al cabello elasticidad, firmeza y resistencia, para una melena más sana y fuerte, y es ideal para cuidar tu pelo este verano. Acaba el lavado con un aclarado con agua tan fría como la aguantes… El agua fría mejora la circulación sanguínea del cuero cabelludo y aporta brillo al pelo.

Hidratación

En verano el pelo tiende a resecarse, así que uno de los cuidados indispensables para que tu melena no se resienta es la hidratación. Después del champú elige un acondicionador o una mascarilla (1 o 2 veces a la semana) para aportarle la nutrición e hidratación necesarias.

Secado al aire

Aprovecha el verano para hacer un détox de las herramientas de calor, porque tu melena te lo agradecerá. Los secadores, planchas, rizadores son excelentes para marcar el peinado, pero en verano hay que intentar prescindir de ellos, para no sumar su daño al del sol. Si no tienes más remedio que usarlos, ponlos a una temperatura media para dañar menos el cabello y aplicando antes un protector térmico.