Aunque oficialmente seguimos en verano, la mayoría ya hemos acabado las vacaciones, y con ellas los días de playa y piscina. La vuelta a la rutina implica muchas cosas, y una de ellas es ver el estado de nuestra melena.  Los rayos del sol, la sal del mar, el cloro de las piscinas, el viento… pueden hacer estragos en el pelo. Todos los cabellos suelen sufrir, pero los más sensibles son los teñidos o debilitados. Si te has preocupado de protegerlo con pañuelos, gorras, sombreros, protectores capilares, quizás el daño no sea tan grave. Pero, en cualquier caso, después de las vacaciones es un buen momento para sanear el pelo y recuperar la rutina de cuidados habitual.

Pide cita en tu peluquería

Seguro que no te viene nada mal un retoque en el color, si tu cabello está teñido. También es aconsejable cortar las puntas para sanearlas e incluso muchas mujeres aprovechan la vuelta de las vacaciones para un cambio de look. Además del color y del corte, en la peluquería puedes hacerte algún tratamiento reparador si tu melena está muy estropeada.

Recupera tus cuidados habituales en casa

El verano y las vacaciones son momentos en los que solemos relajarnos y olvidarnos de nuestras buenas costumbres para cuidar el cabello. Ahora hay que recuperar la rutina habitual de lavado y cuidado del pelo. Elige un champú adecuado para tu cabello que respete la fibra capilar, como el Champú natural AMEM de Kóoch Green Cosmetics. Elaborado con tensioactivos naturales de origen vegetal, específicos para cuero cabelludos sensibles, aporta elasticidad, firmeza y resistencia. Es un champú perfecto para el lavado frecuente del pelo, sin siliconas, sulfatos, parabenos ni aceites minerales, está formulado con aloe vera ecológico, proteína de trigo, aceite de ricino y extracto de cola de caballo.

Hazte fan de las mascarillas caseras

Después del verano el pelo necesita mucha hidratación, así que nuestra propuesta es que te prepares una mascarilla casera. Te proponemos una específica para el pelo seco a base de aguacate y aceite de almendras. Solo tienes que coger un aguacate maduro y machacarlo para formar una masa homogénea y añadir unas gotas de aceite de almendras. Aplica sobre el cabello, déjala actuar unos 15 minutos, aclara de forma abundante y luego lava tu pelo.

Y del aceite para aplicarlo en las puntas

Los aceites naturales son perfectos para recuperar el cabello después del verano, pero solo debes aplicarlos de medios a puntas. Nuestra recomendación es que los apliques unos minutos antes de lavarte el pelo o por la noche, si tu cabello está muy estropeado, y así actúan mientras duermes, si a la mañana siguiente piensas lavarte el pelo. ¿Qué aceite elegir? Pues tienes diversas opciones: el aceite de coco, un ‘must’ en belleza, el aceite de oliva virgen extra (sí, el que usas en la cocina, también sirve para tu melena), el aceite de almendras, rico en vitaminas A, B, D y E, proteínas y minerales, o el aceite de Argán, rico en ácidos grasos, vitamina E y antioxidantes.

Recupera tus buenos hábitos alimenticios

La alimentación también juega un papel fundamental en el estado de la melena. Es normal que en verano, al comer fuera de casa más veces, hayamos cometido excesos. Ahora toca recuperar los buenos hábitos alimenticios, tanto por nuestra salud y bienestar, como por nuestro cabello. Sigue una dieta variada y equilibrada, rica en verduras y frutas de temporada, en legumbres, proteínas y grasas saludables (pescado azul, frutos secos). Evita las grasas saturadas (embutidos) y los azúcares refinados (bollería industrial). También es importante que bebas abundante agua y que moderes el consumo de café y alcohol.

También te puede interesar:

Propiedades de la proteína de trigo en el cabello