Cada vez hay más personas que deciden dejar de comer carne por diferentes motivos: respeto por los animales, responsabilidad hacia el medio ambiente y el entorno o salud. Pero es diferente ser vegetariano que ser vegano. Más allá de la dieta, se trata de dos filosofías de vida con algunas similitudes y también diferencias. Lo que sí es evidente es que la preocupación por el cambio climático, el bienestar de los animales y por seguir una alimentación saludable ha impulsado estas tendencias que cada vez tienen más seguidores.

Diferencias entre vegetariano y vegano

En líneas generales, los vegetarianos no comen carne, pero sí pueden consumir productos de origen animal. Mientras que los veganos eliminan todo lo que procede de los animales. Es decir, los vegetarianos comen huevos, productos lácteos, miel… Pero los veganos no. Dentro de los vegetarianos hay algunos que prescinden del pescado, y otros, en cambio, que sí lo consumen (pesci-vegetarianos). Otro grupo son los ovogetarianos, que consumen huevos, pero no leche.  Los lactovegetarianos no consumen huevos, pero sí lácteos.

Además de la dieta, la filosofía vegana considera que los animales están al mismo nivel que el ser humano, y por lo tanto tienen los mismos derechos. Y esto, les lleva a prescindir de ellos en su alimentación, independientemente de que el animal no haya sufrido. Aunque los vegetarianos también tienen una visión animalista, no entran en el debate de la jerarquización.

Otra de las diferencias es que el vegano sí podría consumir carne, leche o huevos que no fueran de origen animal. Si gracias a la tecnología llega un día en el que estos alimentos se pueden producir sin que se produzca explotación animal en la base de su elaboración, el vegano podría consumirlo. En cambio, el vegetariano, no, porque en su filosofía no entra la carne, independientemente de su procedencia.

Variantes en la dieta vegana

Además, dentro de los veganos hay diferentes variantes. Los crudiveganos solo toman alimentos en su estado natural, es decir, crudos, para que no pierdan los nutrientes al cocinarlos. Los flexitarianos comen, preferentemente verduras y legumbres, pero de forma ocasional toman carne o pescado. Los frugivoristas solo toman fruta, frutos secos y semillas, una dieta peligrosa y demasiado extremista. En cualquier caso, si decides apostar por una dieta vegana, es que lo hagas bajo supervisión médica. 

El veganismo, más que una dieta

El veganismo es un estilo de vida que rechaza cualquier producto que venga de los animales no humanos. Además de la alimentación, esto afecta a la ropa, los cosméticos, el transporte… En cuanto a la moda, el veganismo busca materiales como el lino, el cáñamo, la seda de soja, nuevos materiales creados con fibras a partir de plantas como el piñatex (hecho de las hojas de la piña), para evitar todo lo que venga de los animales como el cuero, la lana, las pieles, etc. En cosmética, se dejan de utilizar ingredientes como la cera de abeja, la miel, los ácidos lácticos, etc.

Kóoch Green Cosmetics, una firma de cosmética vegana El respeto por el medio ambiente y por el cuidado de la piel impulsaron el nacimiento de Kóoch Green Cosmetics, una firma de belleza que ofrece productos veganos de cuidado personal y facial. Para que el consumidor identifique fácilmente el compromiso de la marca, todos los productos cuentan con el sello V-Label Vegano, que otorga la Unión Vegetariana Europea, reconocido internacionalmente, y que respalda que los productos de Kóoch Green Cosmetics no utilizan ingredientes de origen animal en ninguna fase del proceso, cumpliendo así los criterios de una cosmética vegana certificada.