Cada vez existen más marcas de belleza y esto complica la elección de los cosméticos para el cuidado de la piel. Independientemente de las firmas, lo más importante es que te fijes en su composición. Si quieres que tus cremas funcionen, tienes que conocer las necesidades de tu piel y elegir los mejores activos para conseguir el objetivo. Para ayudarte en tu próxima compra hemos charlado con dos farmacéuticos, grandes conocedores de principios, activos e ingredientes cosméticos.

¿Qué activos debemos buscar en una crema antiedad?

A todos nos preocupa envejecer, que nuestro rostro muestre los signos del paso del tiempo como las líneas de expresión, las arrugas o la flacidez. Por eso la cosmética antiedad es la más demandada. Los expertos aconsejan empezar a usarla, según las necesidades de cada piel, en torno a los 30 años. A partir de esa edad disminuye la síntesis del colágeno y la elastina, proteínas con propiedades estructurales en la piel. Además, baja la producción de ácido hialurónico y se ralentiza la regeneración celular.

Teresa Gil Alegre, farmacéutica adjunta de Farmacia Alegre Pérez, nos explica que “la principal causa del envejecimiento cutáneo es el exposoma (factores externos como el sol, la contaminación, la nutrición, el estrés, el tabaco, el uso de cosméticos…), así que debemos prevenirlo con fotoprotección, antioxidantes y retinol”. La farmacéutica recomienda incluir en la rutina de belleza “filtros físicos, antioxidantes (vitamina C y E, y resveratrol), retinol, y también ácido hialurónico, AHA (alfahidroxiácidos) y lípidos, porque con la edad la piel tiende a tonarse seca”. En la misma línea, Fátima Rivas y Alejandro Gómez-Ulla, de la Farmacia Gómez-Ulla, aconsejan que la cosmética antiedad incluya “vitamina C, que es antioxidante, ácido hialurónico, para rellenar e hidratar, retinol, que regenera y mejora la firmeza, los AHAs, que mejoran la textura de la piel y, por supuesto, los filtros solares”.

El Sérum nutritivo y regenerante AMEM de Kóoch Green Cosmetics incluye entre sus activos extracto de escaramujo que es rico en vitamina C, y por lo tanto antioxidante que te ayudará a proteger tu piel del envejecimiento prematuro.

Las mejores cremas para luchar contra las manchas de la piel

Otro de los signos de la edad que preocupa incluso más que las arrugas son las manchas. La hiperpigmentación de la piel se produce por diversas causas: exposición al sol sin protección adecuada, toma de ciertos medicamentos como anticonceptivos orales o los cambios hormonales que se dan, por ejemplo, en el embarazo o durante la menopausia. Si tu problema son las manchas, la farmacéutica Teresa Gil Alegre aconseja incluir en la rutina de belleza cremas que contengan “activos como el retinol, la niacinamida, el ácido kójico, el ácido tranexámico, AHA, ácido salicílico como exfoliante, antioxidantes, y por supuesto, filtros solares”. Los farmacéuticos Fátima Rivas y Alejandro Gómez-Ulla apuestan también por los antioxidantes, como la vitamina C y los ácidos, “kójico, azelaico y los AHAs, entre otros”.

Ácido hialurónico y otros activos para mitigar las patas de gallo

Si hay una zona del rostro que sufre en especial el paso del tiempo, esa es el contorno de los ojos. La piel más fina y los parpadeos continuos provocan un envejecimiento prematuro en forma de líneas de expresión y arrugas, ojeras profundas e incluso bolsas. Para cuidar esta delicada zona, los farmacéuticos coinciden en que uno de los activos que deben tener nuestras cremas es el ácido hialurónico, por su enorme poder de hidratación y porque además es un ingrediente de gran tolerancia. Fátima Rivas y Alejandro Gómez-Ulla, de la Farmacia Gómez-Ulla añaden “los PHAs (polihidroxialcanoato) y los retinoides”. Por su parte, Teresa Gil Alegre, farmacéutica adjunta de Farmacia Alegre Pérez, prefiere “péptidos, dmae, antioxidantes y partículas minerales que reflejen la luz”.

El Contorno de ojos multi-efecto antioxidante AMEM de Kóoch Green Cosmetics cuenta entre sus ingredientes con ácido hialurónico vegano y extracto de granada, rico en vitamina C, así que es perfecto para prevenir y mitigar las arrugas y otros signos de la edad en el contorno de los ojos.