El ácido hialurónico es uno de los activos más habituales en cremas y sérums faciales. ¿Pero sabes qué es y para qué sirve? 

Se trata de una molécula presente de forma natural en el organismo, sobre todo, es muy abundante en la piel. Su función es la de aumentar la capacidad de las células para retener el agua y por lo tanto proporcionar la hidratación que la piel necesita. Sin embargo, con el paso de los años, el organismo no es capaz de producir todo el ácido hialurónico que la dermis necesita para mantener su hidratación. El resultado es la deshidratación, la pérdida de firmeza, la aparición de las arrugas y líneas de expresión… En definitiva, el envejecimiento de la piel. 

¿Cuáles son los beneficios del ácido hialurónico?

El principal beneficio del ácido hialurónico en la piel es su poder de hidratación, al ser capaz de retener 1.000 veces su propio peso en agua. Es uno de los mejores activos hidratantes, así que resulta ideal para hidratar todas las pieles y, especialmente, las secas y deshidratadas. Además, ayuda a reparar la piel y sellarla, evitando que se deshidrate. 

El ácido hialurónico es también uno de los activos más habituales en los tratamientos antiedad, porque suaviza la piel, alisa las líneas de expresión y las arrugas, mejora la elasticidad, promueve la creación de colágeno, indispensable para mantener la firmeza. 

Finalmente, también actúa como un antioxidante, ayudando a bloquear los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro de la piel. 

Un activo seguro para todas las pieles

El ácido hialurónico (aunque en realidad no es un ácido, forma parte de la familia de los polisacáridos) no es agresivo y, al estar presente en el organismo, es un activo muy bien tolerado por todas las pieles. No es habitual que produzca irritaciones o intolerancias.

Es importante, por otra parte, diferenciar el ácido hialurónico como ingrediente usado en cosmética, del ácido hialurónico como material de relleno, que se utiliza en tratamientos estéticos como implantes y rellenos de labios, pómulos, etc. 

Respecto al ácido hialurónico como ingrediente usado en cosmética existen diferentes tipos: de bajo peso molecular, intermedio o alto. El ácido hialurónico de alto peso molecular actúa sobre la superficie de la piel, asegurando la hidratación y proporcionando efecto tensor. El ácido hialurónico de peso molecular medio ayuda a retener el agua en las capas medias y en la superficie de la epidermis. Y el ácido hialurónico de bajo peso molecular actúa más profundamente fomentando la elasticidad de la piel, y reduciendo las arrugas. 

El ácido hialurónico, componente de la línea Amem de Kóoch Green Cosmetics

El ácido hialurónico vegano de bajo peso molecular es uno de los ingredientes que podemos encontrar en varios de los productos de la línea Amem de Kóoch Green Cosmetics. Por ejemplo, el Contorno de ojos multi-efecto antioxidante, que cuenta con ácido hialurónico de origen vegano y bajo peso molecular en su formulación, lo que permite que aumente la retención de agua y que disminuya su pérdida transepidérmica, manteniendo así la correcta hidratación de la delicada zona del contorno de los ojos. 

El Sérum Natural de Kóoch Green Cosmetics, con propiedades nutritivas y regenerantes, también incluye en su fórmula ácido hialurónico que, junto al resto de ingredientes, consigue una piel más tersa y luminosa.