El lavado del pelo sigue generando muchas dudas. ¿Es bueno hacerlo a diario? ¿Se cae más el pelo al lavarlo? ¿Se ensucia más si lo lavo todos los días? La respuesta en la que todos los expertos coinciden es que el pelo hay que lavarlo siempre que se note sucio y si eso significa hacerlo todos los días, no habría ningún inconveniente. 

¿Cuándo lavar el pelo a diario?

  • Después de hacer deporte se aconseja lavar el pelo, porque el sudor se acumula en el cuero cabelludo, asfixiándolo. Así que, si haces deporte a diario, sí deberías lavarlo todos los días, al menos con una jabonada.
  • Si tienes el pelo graso y lo notas sucio, también lo puedes lavar a diario, porque el lavado no provocará que tu cuero cabelludo se engrase más. La ausencia de lavado tampoco hará que tengas menos grasa. 
  • Después de bañarte en el mar o en la piscina también es aconsejable lavar el pelo con agua dulce y champú para eliminar los restos de la sal del mar y del cloro de la piscina. Estos dos factores pueden hacer que tu pelo se reseque, y esté más apagado y sin brillo. Por eso es aconsejable lavarlo siempre después de un día de piscina y playa. 
  • Aunque no te bañes, si has estado expuesto al sol y has utilizado algún protector capilar, también deberías lavarlo, para eliminar los restos de estos productos. 
  • Igualmente, si utilizas geles fijadores, lacas, espumas y otros productos de peinado también tienes que lavar tu pelo a diario. Estos productos se acumulan en el cabello, y si no se retiran, le dan un aspecto de suciedad y pueden provocar la aparición de motitas blancas, como caspa. 

¿Qué tipo de champú elegir si te lavas el pelo a diario?

El lavado excesivo puede provocar en algunas personas irritaciones e incluso dermatitis en el cuero cabelludo, y por eso la clave está en el champú que elijas. Si lavas el pelo a diario tienes que hacerlo con un champú suave, de uso frecuente, e, idealmente, sin sulfatos. Al no contener detergentes, estos champús resecan menos. Por eso te aconsejamos utilizar nuestro Champú Natural. Su fórmula vegana, que incluye aceite de ricino, proteína de trigo y extracto de cola de caballo, es ideal para lavar el pelo a diario. Estos activos ayudan a fortalecer, dar elasticidad y controlar la caída del cabello. Por otra parte, los tensioactivos de nuestro champú son de origen vegetal y resultan perfectos para cabellos sensibles. Entre estos tensioactivos destacan: decyl glucoside, que se obtiene del aceite de coco y de la glucosa, es muy tolerado por pieles sensibles; lauryl glucoside, que se consigue de alcoholes grasos del coco y del maíz, es muy suave y apto para pieles sensibles y atópicas; coco glucoside, que se extrae del coco y de azúcar de fruta, es un tensioactivo muy suave y apto para pieles atópicas, que no reseca el cuero cabelludo; y betaína, tensioactivo anfótero que se obtiene del coco, biodegradable y muy tolerable por el cuero cabelludo sensible. Nuestro champú está libre de siliconas, sulfatos, aceites minerales y parabenos

La dosis, también es importante

Además de elegir un champú de uso frecuente, también debes prestar atención a la cantidad de producto que utilizas. Para cabellos cortos y medias melenas es suficiente con el equivalente al tamaño de una avellana. Para cabellos largos, un poco más, el equivalente a una nuez. Si lavas tu pelo a diario, solo tienes que aplicar el champú en las raíces y con lo cae es suficiente para el resto del cabello, además, con una sola aplicación bastaría. Para terminar, hay que aclarar con abundante agua, mejor que esté tibia (el agua caliente reseca mucho) y acabar con agua fría, si puedes, porque aporta más brillo.