¿Sabías que los productos de limpieza convencionales incluyen sustancias tóxicas para el medio ambiente y algunas irritantes que pueden afectar a tu salud? Por eso queremos ofrecerte alternativas ecológicas que te ayudarán a mantener tu hogar limpio sin tener que utilizar productos industriales. Además, se trata de productos muy accesibles que seguramente tengas en tu casa.

Limón: desengrasante

Para una limpieza más ecológica de tu hogar, uno de los ingredientes que no pueden faltar es el limón. Este fruto, con numerosas propiedades gastronómicas y medicinales, es un poderoso desinfectante y desengrasante. El limón puede ayudarte a limpiar el suelo, los azulejos, los utensilios de cocina, quitar manchas en el mármol, las manchas de cal… También es un aliado para eliminar malos olores, por ejemplo, del frigorífico o del microondas, y quitar manchas de grasa en la ropa.

¿Cómo usarlo? Basta con exprimir un limón y añadirlo al agua o a otros ingredientes (como el vinagre blanco) para mantener limpios los suelos y otras superficies de tu hogar. Para eliminar el mal olor del frigorífico, corta un limón en rodajas, échale sal y guárdalo dentro.

Vinagre blanco: desinfectante

Otro truco para limpiar tu casa de forma más ecológica es utilizar vinagre blanco. Se trata de un ingrediente usado desde la antigüedad y que te ayudará a desinfectar superficies como la encimera de la cocina o los azulejos del baño.  El vinagre blanco, además, se puede usar para limpiar ollas y sartenes, mantener limpio el lavavajillas, el horno y la plancha, eliminar residuos de cal y desatascar los fregaderos.

Puedes usarlo solo o combinado con otros productos. Por ejemplo, una solución ideal para limpiar manchas de grasa es la mezcla de vinagre blanco (1 taza), agua (media taza) y limón (15 gotas). Para mantener limpio el lavavajillas, añade un vaso de vinagre blanco al ciclo normal de lavado una vez al mes, y mantendrás los filtros en perfecto estado.

Aceite esencial de árbol de té: el multiusos que no puede faltar en tu hogar

Otro imprescindible si quieres mantener limpia tu casa sin recurrir a los productos químicos es el aceite esencial de árbol de té. Es tan versátil que puede utilizarse tanto para mejorar problemas en la piel como el acné, los hongos o las picaduras de insectos, como para mantener limpia tu casa, por sus propiedades desinfectantes y antisépticas.

Puedes usarlo diluido en agua, con limón o vinagre para limpiar el suelo, el baño, los utensilios de la cocina, etc. Añade unas gotas de aceite esencial de árbol de té al detergente y conseguirás eliminar los malos olores de la ropa, así como acabar con las bacterias. Es también un excelente repelente de mosquitos.

Cuidado, porque nunca debes usar de forma interna este aceite. Sí puedes realizar enjuagues o gárgaras, pero nunca ingerir.

Bicarbonato de sodio: barato y natural

El bicarbonato de sodio es otro básico en el hogar, que te puede ayudar, además de en la limpieza, en problemas de salud. Es un excelente antiácido estomacal, solo tienes que diluir una cucharada en agua. También sirve para aliviar el cansancio de los pies. 

En el hogar, el bicarbonato de sodio es excelente para abrillantar los cubiertos y otros utensilios de plata, limpiar el suelo, quitar las manchas difíciles y los malos olores o desatascar las tuberías.

Se disuelve fácilmente en agua y es un producto barato, natural (es un compuesto cristalino que se encuentra como mineral en la naturaleza, aunque también se puede producir de forma artificial), no contamina, y, como has podido comprobar, tiene un montón de usos.