8 razones para usar cosmética vegana

El 1 de noviembre se celebra el día mundial del veganismo, un estilo de vida que cada vez tiene más seguidores. Aunque la alimentación es el ámbito dónde más fuerza tiene el veganismo, poco a poco esta filosofía ha llegado a otros ámbitos como la belleza o la moda. La cosmética vegana es diferente a la cosmética natural, y, aprovechando esta fecha señalada en el calendario, día mundial del veganismo, queremos hablarte de las razones por las que deberías incluir cosmética vegana en tu rutina de cuidados.

La base del veganismo es el respeto máximo al mundo animal, y por lo tanto el rechazo a cualquier tipo de explotación de los animales. Además, el veganismo es absolutamente respetuoso con la naturaleza. En cuanto a la cosmética, los productos veganos no incluyen ningún ingrediente de origen animal, como pueden ser la cera de abeja, el própolis o la lanolina. Desde 2013, Europa no permite la comercialización de cosméticos que se hayan testado en animales, ni que incluyan ingredientes que hayan sido probados en animales. No ocurre lo mismo en otros países como China, por eso siguen vigentes sellos como el de Cruelty Free.

¿Por qué utilizar cosmética vegana como la de Kóoch Green Cosmetics?

- Cuida a los animales. La cosmética vegana, además de no testarse en animales, no incluye ningún ingrediente de origen animal ni derivados. Sus fórmulas se componen de materias primas de origen natural, como los extractos de plantas y los aceites esenciales y vegetales.

- Utiliza fórmulas naturales. En su composición la cosmética vegana solo utiliza ingredientes naturales. En el caso de Kóoch Green Cosmetics apostamos por extractos de plantas como aloe vera, sangre de drago, cola de caballo, granada… Y aceites como el de onagra, ricino, jojoba, sacha inchi, aguacate, mandarina… Además, utilizamos ácido hialurónico vegano, que extraemos de diversas plantas.

- Se preocupa por el medio ambiente. La cosmética vegana también se interesa por la preservación de la naturaleza y el medio ambiente. En sus fórmulas utiliza plantas cultivadas mediante agricultura ecológica y cuyos procesos de transformación no agreden el medio ambiente.

- Tiene un packaging sostenible. Además de apostar por fórmulas naturales, la cosmética vegana se preocupa por utilizar recipientes y un packaging sostenible y responsable con el medio ambiente. En Kóoch utilizamos vidrio, material reciclable, PEHD (polietileno de alta densidad) categoría 2, que también es reciclable, y madera con certificación de cadena de custodia (gestión forestal responsable). Además, las cajas que usamos para los envíos son de cartón, reciclado y reciclable, y el relleno para proteger los envases están elaborados con un material biodegradable y reciclable.

- Es adecuada para todo tipo de pieles. Las fórmulas de la cosmética vegana, al ser naturales y prescindir de aditivos artificiales, componentes químicos derivados del petróleo o fragancias químicas, son más fáciles de tolerar por todo tipo de pieles, incluidas las sensibles y reactivas. Cada vez hay más personas con problemas de alergias y sensibilidad que encuentran en la cosmética vegana una buena solución para cuidar su piel de forma suave y eficaz.

- Es eficaz. La cosmética vegana busca respetar el equilibrio de la piel o del cabello, y gracias a su gran concentración de principios activos ofrece una gran eficacia.

- Su precio es asequible. Hoy en día puedes encontrar cosmética vegana a precios asequibles. La relación calidad/precio de los productos de Kóoch Green Cosmetics es excelente.

- Está certificada. El sello Vegan Society, que todos los cosméticos de Kóoch incluyen, certifica que los productos no contienen ningún ingrediente ni derivados de origen animal. De esta manera, si buscas esta certificación en los productos, no te engañarán.

¿Necesitas más razones para pasarte a la cosmética vegana? 

Leave a comment

All comments are moderated before being published