Aceite de jojoba: descubre todos sus beneficios

El aceite de jojoba contiene vitamina E y es rico en ácidos grasos, así que es un excelente aliado para prevenir el envejecimiento de la piel. Se utiliza solo o como ingrediente de muchos cosméticos. Por otra parte, tiene otros beneficios que te descubrimos a continuación.

¿De dónde proviene el aceite de jojoba?

El aceite de jojoba se extrae de las semillas de un arbusto pequeño original de Estados Unidos y México, llamado Simmondsia chinensis. Es un aceite emoliente, de color oro brillante y que no se oxida tan fácilmente como otros aceites vegetales. El aceite de jojoba se utiliza mucho en cosmética natural por sus numerosos beneficios, y porque su tolerancia es muy alta. Lo pueden usar incluso las pieles sensibles.

¿Qué beneficios tiene el aceite de jojoba?

El aceite de jojoba es rico en vitamina E, por lo que tiene propiedades antioxidantes, perfectas para combatir el envejecimiento prematuro de la piel.

Como otros aceites vegetales, también es rico en ácidos grasos, aportando a la piel hidratación y nutrición, y protegiendo así la barrera hidrolipídica. En este sentido, está recomendado para hidratar las pieles más secas o agrietadas.

Tiene también propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, además de acción calmante, siendo asimismo un buen aliado para combatir las irritaciones.

Por otra parte, también se le atribuye un efecto antiseborreico, pudiendo ayudar en la mejora del acné, y de las pieles grasas.

¿Cómo se utiliza?

El aceite de jojoba se puede utilizar como ingrediente de productos cosméticos. Así, por ejemplo, es uno de los activos presentes en la fórmula de nuestro Contorno de Ojos Multi-Efecto Antioxidante Amem. El aceite de jojoba, junto al ácido hialurónico vegano y el extracto de granada, aportan hidratación y elasticidad a la piel del contorno de los ojos, ayudando a difuminar las líneas de expresión y las arrugas. Además, gracias a su efecto antioxidante, protege esta delicada zona del envejecimiento prematuro.

El aceite de jojoba también forma parte de la formulación de la Crema Calm Piel Sensible Kamuk Sativa, una crema facial que cuida y calma las irritaciones de las pieles más sensibles, ayudando a restaurar la barrera cutánea. Además, de aceite de jojoba, en esta fórmula encontramos extracto de semilla de cannabis sativa, portulaca oleracea e ingredientes probióticos.

Por otra parte, el aceite de jojoba también se puede utilizar solo. Los aceites vegetales forman parte de la rutina de belleza de muchas personas que confían en estos remedios ancestrales el cuidado tanto de su piel, como de su cabello.

El aceite de jojoba se puede aplicar en la piel del rostro, si buscas beneficiarte de su efecto antiedad e hidratante, mejor en la rutina de noche, después de la limpieza y el sérum.

Además, el aceite de jojoba se puede aplicar en el pelo, de medios a puntas, después de lavarlo para hidratarlo profundamente y evitar las puntas abiertas. De paso, se evita el encrespamiento.

Finalmente, también puedes usarlo en la piel del cuerpo para hidratar zonas resecas como los pies, los codos… Y para hidratar las cutículas de las uñas.

Puedes usar aceite puro de jojoba en la piel o en el cabello, o incluir unas gotas en tus productos habituales como cremas, champús, mascarillas…

En caso de que tengas algún problema específico como el acné, la rosácea… es mejor que consultes previamente con tu dermatólogo.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados